Buscar

Muy personal 5.0

¡La nueva generación!.

Etiqueta

Felicidad

El camino que lleva a la felicidad, en 10 pasos. [Paso 9/El sexo].


razones_para_tener_sexo_5174_620x413

Cada paso que damos en la vida, puede ser determinante, el objetivo de éste proyecto es guiar a las personas para que encuentren su felicidad personal y se han abarcado todo tipo de temas para ello para cubrir todas las necesidades básicas y como tal, el sexo no podría faltar, seguro que hay quien lo ha echado de menos.¿A que si? Recomiendo que para su lectura, guardes los prejuicios en un cajón y abras la mente…será necesario. Seguir leyendo “El camino que lleva a la felicidad, en 10 pasos. [Paso 9/El sexo].”

Anuncios

El camino que lleva a la felicidad, en 10 pasos. [Paso 8/La amistad].


"Amistad, es pensar en lo ajeno y que lo ajeno, piense en lo nuestro".

Nos acercamos al final de este largo camino que comenzó el 26 de Febrero de 2008, más de tres años han pasado y es que, como en la vida misma, todo tiene un proceso y como tal, EL CAMINO QUE LLEVA A LA FELICIDAD no es menos. En esta ocasión, LA AMISTAD será tratada en todos los aspectos de su concepto.

Me gusta esto!

Seguir leyendo “El camino que lleva a la felicidad, en 10 pasos. [Paso 8/La amistad].”

El camino que lleva a la felicidad, en 10 pasos. [Paso 7/La vida].




En esta ocasión no se ha tenido que esperar 9 meses para poder leer el siguiente paso, como pasó con el anterior, la premura coincide casi con una de las épocas más emotivas, cercanas y familiares, como son las Navidades y es que en ésa época uno/a respira VIDA y ese es el objetivo del antepenúltimo paso que nos lleve a la felicidad.

Me gusta esto!

El camino que lleva a la felicidad, en 10 pasos. [Paso 6/La salud].


La salud es el mayor tesoro que tenemos...hay que cuidarlo.

Nueve meses han pasado desde que escribiera el 5º paso de este especial, “El camino hacia la felicidad, en 10 pasos”, el mismo tiempo que dura un embarazo y como tal, el 6º paso es como un “hijo” que nace hoy…espero que lo disfrutéis. Seguir leyendo “El camino que lleva a la felicidad, en 10 pasos. [Paso 6/La salud].”

El camino hacia la felicidad, en 10 pasos.[Paso 5/Negatividad].


Cambiar la actitud y NO ser negativo/a, depende SOLO de ti.

Después de un tiempo, regresa el largo, pero productivo camino que llevará a la felicidad, o al menos, esa es la intención.

Si con el paso 1, se hacia referencia al OPTIMISMO, en esta ocasión, será la NEGATIVIDAD, obviamente, no es un tratado sobre como ser más negativo/a, dudo que eso haga feliz a alguien (bueno, tal vez si), no es el objetivo, se trata de como “curarse” de ese mal, tan común en la mayoría de sociedades, sobre todo las mas desarrolladas. Es importante que no os saltéis ningún punto, todos son importantes y ninguno prescindible.

  • Lo tengo todo…tu no tienes nada.

La intención NO es entrar en demagogias, NO, la idea es entender como existen personas en “otros mundos”, esos no desarrollados que unos denominan como “tercer mundo” que no tienen nada o tiene muy poco, como trabajan de sol a sol para ganar un 75% menos del suelo de un país desarrollado, que no conocen las tecnologías ni actuales y en la mayoría de los casos, ni las anteriores, en general, sus mundos y vidas no están vinculadas a las tecnologías, 3,5G, Wifi, BT, Netbooks, ADSL y cuanto menos, VDSL, Wikipedia, NEXT GEN y un largo etc, puede que sepan lo que es (lo dudo) pero no está a su alcance y con todo ello, no tengan una dependencia, no sean infelices por que su móvil se haya roto o simplemente, no tenga cobertura, con ese poco o nada que tienen, ellos son felices, a su manera pero lo son. ¿Entonces que falla en nuestras sociedades?.

Es precisamente, el exceso, la posibilidad de ver en las tiendas algo y con mas o menos esfuerzo, poderlo comprar, es lo que llena nuestras mentes de monotonía, las METAS personales no tengan la ambición vital que tienen ellos, para ellos una meta es irse de su país, buscar un trabajo, para ello, antes tener unos papeles que obtenerlos es algo interminable que lleva años y mandar dinero a sus familiares para una vida mejor, las metas de sociedades desarrolladas es cambiar el móvil 3G por el 3,5G, dejar de ser “empleado raso” por encargado y así, constantemente, nada que ver unas cosas con otras, aunque también depende del “status social”, claro, no es lo mismo una meta de una persona de clase baja, que la de alguien acomodado, aunque la preocupación sea la misma, la necesidad no tiene nada que ver.

Todo ello, aplicado a la negatividad, es curioso comprobar como contra más desarrollo existe, más negatividad se tiene y que contra más se tiene, mas se quiere, ese genera micro sociedades, por ejemplo:

Te levantas como cada día, para desayunar te apetece pan caliente o unos bollos, vas entonces a la panadería y la dependienta ya te pone al tanto de las primeras desgracias del día, violencia de género, dice, quieras o no, esa información es procesada en el cerebro, vas a por la prensa y el kiosquero te dice que un familiar está ingresado (*Que me importa eso- piensas), más negatividad que ya a primeras horas de la mañana, se va acumulando […] llegas a casa, revisas el buzón y llega la factura de la luz, ya te conoces la historia, tu madre, mujer o quien corresponda esta labor, te va a decir “lo cara que es la vida y que hay que tener más cuidado”, seguido de unos suspiros que podrían hacer competencia a la aspiradora de casa, la +negatividad, tensión suma y sigue; ya has desayunado y te diriges al trabajo, tráfico, mucho tráfico, gente que toca el claxon/grita porque llega tarde a sus respectivos puestos laborales o de llevar al colegio a sus hijos, +negatividad… llegas al trabajo y recuerdas que no cerraste el ordenador al irte el día anterior, tu jefe te lo recuerda, son las 10 de la mañana y la +negatividad se acumula de un modo, ya preocupante, luego, en el trabajo te piden que tengas todo el día una sonrisa, como si todo lo anterior no hubiese pasado, cuesta, finges, pero lo haces.

[EL DATO]: ¿Te fijaste que al leer varias veces la palabra NEGATIVIDAD, genera que te sientas mas negativo/a?.

  • La mente, la navaja de doble filo.

Aunque parezca mentira, ser negativo/a o positivo/a cuesta lo mismo, tomando como ejemplo la misma historia (que podría ser real, multiplicada por miles) anterior, pero paso a explicarlo de un modo más técnico, sin detalles:

  1. La panadera. La tendencia es que tras leer la prensa, se queda con aquello negativo, su ACCIÓN es contarlo, nuestra REACCIÓN, contrarrestar esa noticia, tal vez no siendo muy amable, pero respondiendo: “La verdad es que no me gusta comenzar el día con algo tan desagradable”. Es muy posible que el próximo día que vayamos, o bien no nos diga nada o nos diga otro tipo de noticia, un tanto mas OPTIMISTA. Es posible que esto no pase el primer día, pero si repetimos la misma secuencia las veces necesarias, terminará funcionando, a no ser que esa panadera requiera de asistencia profesional.
  2. El Kiosquero. Ante un problema personal, lo habitual no es airearlo, aunque hay excepciones, que sea una persona que conocemos desde hace tiempo y necesite desahogarse, en ese caso no se puede usar el método anterior, pues podremos dañar a esa persona, algo que suele funcionar es responder de un modo optimista, a modo de ejemplo, “Espero que se recupere pronto, verás que está en buenas manos”, acompañado de una sonrisa. Al día siguiente, es posible que no nos diga nada y si lo hace, no caer en esa espiral de negatividad, usar frases optimistas, obviamente, a no ser que ese familiar haya fallecido, pero aún así… El lenguaje Castellano es rico en palabras, sinónimos, matices, se pueden combinar las palabras de modo, que no solo parezcamos mas optimistas, si no que lo seamos.
  3. La factura. Es algo inevitable, cada mes o cada 2 llegan y se tienen que afrontar, la cantidad, no depende de nosotros solos, se trata de algo colectivo, si tienes la luz de la habitación encendida hasta las 23hrs, apágala antes, no enciendas el grifo del agua enjabonando platos, esas duchas eternas, que lo sean menos, pero todo esto, todos los componentes de la familia, de poco sirve que “X” ahorre un 20%, si “Y” hace un extra en gastos de ese 20%, estaríamos en las mismas. Si ese ahorro llega, quien las paga podrá quejarse, si (tal vez si fuese todo gratis, no se quejaría), pero sin tantos motivos, sin tanta fuerza y sin transmitir tanta negatividad.
  4. El trabajo. No hay nada mejor, para evitar una charla/bronca de quien es responsable de nosotros o del propio jefe, que hacer aquello que nos manda, si ese ordenador hubiese estado apagado, nos recibiría con un “Buenos días” y no con “Mira que te dije que lo apagaras, verás la factura (punto 3) cuando llegue, te lo voy a descontar” y parece mentira, pero ese pequeño detalle determina como seguirá el día. Pues este es tan solo un ejemplo mínimo, durante la jornada laboral hay infinidad de ellos, así que es importante organizarse.
  • La balanza.

El equilibrio es algo de lo que no me canso de nombrar, es básico en todo lo que hacemos, personal y profesionalmente, al leer la historia, la palabra “negatividad” nos convierte en personas mas negativas, al leer “OPTIMISTA”, equilibra esa balanza y nos hace pensar, “Tampoco es para tanto”, en lo que hay que trabajar, es en ir poniendo pequeños pesos en el lado del optimista y no se trata de evadir esos problemas cotidianos, si no de encontrar soluciones menos drásticas, dramáticas que nos nublan la objetividad, si un problema no tiene solución inmediata, es prácticamente imposible en ese momento, ¿Porqué lamentarse, por que ir contándolo a nuestros seres queridos, acaso no estamos esperando una reacción similar, que nos haga ser aun más negativos?. Y pensar en que no todo el mundo tiene buenas intenciones, no todo el mundo es capaz de mantener el secreto de algo privado, de nuestra intimidad, suponer que pasa, que esa persona va contando eso que le contamos a todo el que conoce y que se magnifica, se modifica y que todo ello nos perjudica… aprender a que NO TODO se puede contar y que de hacerlo, estar 101% seguro/a que es de confianza, nos ahorrará muchas cosas negativas.

  • Aprendiendo a NO ser negativo/a, la organización.
¿Orden o desorden?, esa es la cuestión.

Este es un ejercicio mental, practico, para ello, dispondremos de un armario, con sus respectivos cajones, cada cajón tiene sus cosas:

[EJEMPLO 1]: ¿Imaginas que un cajón donde esté la ropa interior, al mismo tiempo que guantes, bufandas y gorros?. Al abrirlo la mente se dispersa, siente que no hay un orden y los ojos van en todas las direcciones, en busca de eso que necesitamos.

[EJEMPLO 2]: Abrimos el mismo cajón y SOLO hay ropa interior, calzoncillos/bragas en una parte, calcetines/medias en otro, nuestra mente siente que existe un orden, nuestros ojos saben bien donde hay que dirigirse.

En este caso, no creo en un equilibrio, o la mente está organizada o no, en el ejemplo 1, obtendremos negatividad, cabreo por no encontrar en seguida eso que buscamos, teniendo en consideración que además en ese momento, tenemos prisa, llegamos tarde (típico en personas desordenadas), en el caso del ejemplo 2 todo cambia, se puede improvisar, pero hay un orden que nos ayuda a verlo todo con mayor optimismo.

De nosotros depende que en ese “armario” haya orden o desorden, en cada “cajón”, aquello que le pertenece, bien doblado y no todo mezclado, todo ello, llevado a el día a día, no solo a algo puntual, imaginar que en el trabajo, sobre la mesa estuviesen todos los papeles tirados, sin archivar = Bronca del jefe cada día, no llegar a tiempo a muchas de las veces que nos pide un trabajo y todo ello se va acumulando.

  • La transformación.

Cambiar una mente negativa, más si es de nacimiento, en una positiva es una tarea muy, muy complicada, pero no creo en imposibles cuando se trata de retos personales, así, que el modo de comenzar a trabajar sobre ello es:

  1. No pensar en que el cambio va a ser de un día para el otro, es importante disponer de paciencia personal y de quienes nos rodean.
  2. No hay nada mejor, que demostrar que esa paciencia que tienen y tenemos con nosotros mismos, es en base a que se comienza a cambiar.
  3. No pensar en grande, es siempre preferible ponerse metas alcanzables. Por ejemplo, ¿Puedes por “poderes mágicos” ordenar TODO el armario, o lo haces cajón por cajón?.Alcanzar una meta, te llevará a otra, hasta cumplir tus objetivos.
  4. Si te juntas con negativos/as, serás negativo/a, por muy positivo/a que seas. Eso de “Dime con quien andas y te diré como eres”, es muy cierto en este caso, por otro lado, si eres el positivo/a del grupo, ten por seguro que el resto irá a ti, como si fueses “El pozo de las lamentaciones”, que cuando estén en lo mas profundo de el, te busquen… O cambias de amistades, los adiestras para que comiencen a ser positivos/as por ellos/as mismos/as o bien les pasas el enlace de este artículo, a ver si con suerte les funciona. Tener en cuenta, que tanto un extremo como el otro, es más contagioso que la peste.
  5. Programarse frases como “YO PUEDO”, “NADA ES IMPOSIBLE”… y similares, ayuda mucho, palabras como “NO VOY A PODER”, te programa para que ni te esfuerces, ni lo intentes y recordar, el segundo paso no se da, sin antes dar el primero.
  • Un ejercicio práctico.

Existe una terapia llamada “Color terapia”, dicen los especialistas que los colores crean sensaciones, bien, aplicado a este caso, hacer lo siguiente:

– Cuando os digan algo NEGATIVO, pensar en el color NEGRO.

– Cuando os digan algo POSITIVO, pensar en el BLANCO.

Visualizar los “colores” (El negro, en si no lo es), en cada cosa que nos digan o pensamos, negativa, NEGRO, NEGRO…NEGRO, triste, gris, vacío y depresivo, si es lo contrario, ¡¡ BLANCO !!, limpieza, optimista, transparencia, FELICIDAD, que a fin de cuentas, es de lo que se trata en El camino hacia la felicidad, en 10 pasos.

Deseo que tras leer el artículo, seáis MENOS negativos/as o al menos, comenzar a trabajar en ello, recordar que nada se construye en poco tiempo, requiere dedicación, motivación y muchas ganas (si se quiere que las bases sean sólidas) y que todo puede ser cambiado, si así se quiere. Pronto, el sexto paso, permanecer atentos/as.

El camino hacia la felicidad, en 10 pasos.[Paso 4/El ego].


Aprender a usar el Ego como herramienta, no es fácil, pero os mostraré unas pautas básicas.

Estamos ante una nueva entrega que nos llevará hacia la felicidad, o al menos ese es el objetivo. En este caso, estamos ante un paso delicado y que puede llevar a confusión, ya que el ego puede ser medido de distintas formas y no siempre es positivo.

Para comenzar, veremos su significado, para poder comprenderlo mejor:

En psicología, yo o ego (del latín), se define como la unidad dinámica que constituye el individuo consciente de su propia identidad y de su relación con el medio; es, pues, el punto de referencia de todos los fenómenos físicos.El yo es un término difícil de definir dadas sus diferentes acepciones. A lo largo de la historia su definición se ha relacionado con otros términos como psique, ser, alma o conciencia. Pero una aproximación académica exigiría hacer precisiones según la disciplina desde la que se enuncie. El estudio del yo puede decirse que abarca, disciplinas de orientación biológica, (psicobiología, neurobiología, Neuropsicología, etc) tanto como disciplinas de corte filosófico y humanista. El término yo desde una aproximación académica se relacionaría con términos como conciencia y cognición.La pregunta por el qué es, exactamente el yo, es quizá una de las preguntas fundamentales del hombre y no sólo ha sido enunciada en la ciencia sino en diversos sistemas religiosos y espirituales a lo largo de la historia.

Bien, ya tenemos la definición de la Wikipedia, sobre ella trabajaremos. Está claro que el “YO-ego” no es una “ciencia exacta”, básicamente por que depende de la persona y cada una, como individuo es único, por lo tanto, podríamos tratar el yo-ego de “x” persona, estudiarla y sacar unas conclusiones, eso sería relativamente fácil, aquí lo complejo es estudiar un patrón social para definir el yo-ego social y aplicar unas técnicas generales para la gran mayoría, supone un esfuerzo, pero si sirve de algo, la recompensa será un echo.

  • YO SOY EL MACHO.

Hay diversas formas de aplicar el ego personal, una de ellas se realiza desde un clásico machismo, es decir, “Tu vas a hacer lo que te diga, mujer, por que yo soy el hombre”, [ERROR], el ego se debe de aplicar a cucharadas de postre, es decir, tomar conciencia social de lo que vamos a ver en la calle, ya no se lleva eso de “El macho” y tener esa actitud va a suponer un rechazo negativo, no solo con las mujeres, si no con los del propio sexo que ya no aceptan esa conducta. Un ejemplo practico, imaginar una pica donde está vacía y nos disponemos a dejar el plato con el que hemos comido, ¿Que haces, lo dejas y permites que sea el primero de un cúmulo de platos o lo friegas por que solo ocupa 20 segundos de tu tiempo?. Con este ejemplo lo que quiero decir que participar en lo cotidiano no es malo, uno no es “menos macho” y su ego no tiene por que sentirse herido, es más, todo lo contrario por que ha echo feliz a otras personas, refiriéndome a ejemplos de convivencia.

  • LA ACTITUD ADECUADA.

Tener ego, sentirse bien con uno mismo no es fácil, por que casi todo el mundo tiene aunque sea 1 complejo que tapa muchas virtudes, uno puede aparentar “SER” pero en realidad sentir que “NO ES” tan solo por ese “defecto”, la actitud ante esto no es acorde a la realidad, por que primero, engañamos a quienes nos rodean y luego, mas grave, nos engañamos a nosotros mismos. Un truco para convertir defectos en virtudes es quitarles importancia, buscar lo que podemos potenciar (se puede estar rellenita, pero tener unos ojos azules que impacten, a modo de ejemplo…) y convertirlo en nuestra mejor arma. Reir, sonreir, pero de verdad sobre aquel “defecto” hace que no le demos tanta importancia, otra cosa que no permitirá que nuestro ego quede dañado es el “COMO” tomaremos los comentarios que hagan sobre nosotros, “Estás muy gorda”, cambiarlo por, “Soy aparentemente ancha” y decirlo con una sonrisa, hará que le quitemos importancia casi de un modo inmediato. La actitud es cambio lo negativo y pasarlo a positivo, es un ejercicio que lleva un tiempo y cuesta asimilarlo, pero que obtiene resultados muy buenos si se mantiene esa actitud.

  • SIEMBRA y RECOGE.

En este caso voy a ir directamente al lado más practico, vamos a ir al “huerto imaginario” y nos encontramos con patatas en mal estado, cuando las teníamos que haber atendido y no lo hicimos, ¿Le echamos la culpa a las patatas, al tiempo no adecuado?, es fácil echar la culpa a lo ajeno, el proceso para trabajar con el ego es sencillo:

  1. Planta la semilla.
  2. Vigila el proceso de crecimiento.
  3. Recoge lo cosechado.

Con todo esto no estoy comparando a las personas con patatas, tan solo quiero dar a entender que del mismo modo el “YO-ego” es algo de lo que hay que trabajar y esto tiene un proceso similar a lo explicado, si vamos por la vida machacando a la gente, estamos sembrando una mala semilla, el proceso de crecimiento va a implicar que al recoger lo que hicimos, esté podrido. Cada persona con la que tratamos en la vida merece un RESPETO, solo así se lo podremos exigir, el ego es una herramienta que tenemos que aprender a usar, adecuadamente.

  • EGO=¿FELICIDAD?.

Para entender la compenetración entre el ego, el “YO” y la felicidad, antes tenemos que entender que existe un “TU” y muchas veces hay que anteponerlo, “Yo quiero…”, pero interesarse sobre lo que “Tu quieres…” es importante a partes iguales, en este caso hay algo muy reiterativo, el EQUILIBRIO, entre lo que queremos y lo que quieren tiene que ser lo mas cercano al 50%. No se puede pasar todo el tiempo subido al pedestal, ser el Nº1, cederlo, por que de no hacerlo nos lo quitarán y entonces ese ego quedará dañado, es mejor entender que no siempre somos lo mejores, los mas altos, los mas guapos y los mas estupendos, que existe gente MEJOR, cuanto antes se acepte con total naturalidad, mejor nos entenderemos con nuestro Ego.

Jamás hagas aquello, que no te gusta que te hagan.

Pronto, el paso Nº5 de “El camino hacia la felicidad”.

El camino hacia la felicidad, en 10 pasos.[Paso 2/Confianza y respeto].


La felicidad no entiende de culturas ni religiones.

Cuando nos referimos a las relaciones humanas, se tiene que hacer referencia obligada a las palabras, éstas son necesarias para establecer comunicaciones entre las personas, el asunto está en que palabras empleamos, el tono, la intención, la actitud que mostramos al emplearlas, todo ello es lo que nos hace distintos los unos de los otros, bien, con las palabras podemos ganar mucho y con ellas podemos perderlo todo en segundos, es por ello que hay que emplearlas de un modo correcto, pensando en unas consecuencias en caso de usar las incorrectas por que son como dardos envenenados en determinadas situaciones. En este caso, trataré las palabras en dos de los asuntos mas importantes de las relaciones personales, confianza y respeto, bien llevado esto hará que el camino hacia la felicidad sea mas sencillo, aunque en su base, no lo es.

  • Confianza:

La confianza es aquello que hacemos, que transmitimos y que se tarda mucho en lograr, eso es un echo, para lograrla es importante el como somos y como actuamos, no podemos decir a una persona que le seremos fieles, se de la vuelta y estemos liados con otra persona, por lo tanto hay que ser consecuente y no dejarse llevar por el engaño y la mentira fácil, las consecuencias, pueden ser bastante nefastas.

Un consejo para ganar la confianza, es pensar muy bien aquello que se vaya a decir, tener en cuenta que vamos a hacer y como expreso lineas arriba, medir unas consecuencias, pensar en que podemos perder y si merece la pena, si el riesgo de lo que vayamos a hacer da como resultado perder lo que ganamos en años, es mejor no dar el paso y tomar una desición con madurez. Lo fácil, es coger el camino incorrecto, ser libre, no hacer caso a unas normas sociales, pero todo ello solo nos llevará a la soledad, a rodearnos de gente falsa y mal intencionada. Haz lo que vieres, y lo que ves, lo que sea correcto según las normas.

Un ejercicio mental: Cada vez que hagas algo, usa tus manos como una balanza, comprueba “el peso” de lo bueno y lo malo, si lo malo hace que tu mano no pueda con el peso, mejor no lo hagas.

  • Respeto:

Se trata de aquello que hacemos y ofende si lo faltamos, se trata de ser correcto en el trato. Perder el respeto es tan sencillo como perder la confianza, basta un gesto, unas palabras para herir a quien queremos, de modo consciente o inconsciente, el caso es que una vez perdido ganarlo cuesta más que en el inicio de una relación, por lo tanto, está claro que si una situación a llegado en el momento en que el respeto es nulo, lo mejor es cortar esa historia antes de que el daño sea mayor, hay que pensar en uno mismo en ese caso, ser egoista y saber cuando algo a terminado y comienza una nueva etapa, no podemos ser felices con alguien que no nos admira, que no nos respeta incluso, nos desprecia.

Pienso en toda esa gente maltratada física y psicologicamente, pienso en el primer instante en que una de las partes le alza la mano o la voz por encima de lo normal, es en ese momento cuando hay que enfriar la mente y barajar la posibilidad de que si lo consentimos, es muy fácil que se convierta en una norma. Es MUY IMPORTANTE que no hieran nuestro amor propio en beneficio a la autoestima, que siempre tiene que ser como un vaso lleno de agua, a la que vemos que queda poca agua, abandonar y buscar a alguien que “vuelva a llenar ese vaso”.

Por hoy eso es todo, espero haber ayudado a aclarar ambos conceptos y que el respeto y la confianza sean como hermanos gemelos, que no pueden estar el uno sin el otro y que es importante mantenerlos intactos para estar mas cerca de la preciada palabra, felicidad.

El camino hacia la felicidad, en 10 pasos.[Paso 1/Optimismo].


La felicidad parece un objetivo para todos, pero que pocos consiguen al menos de un modo estable, se puede alcanzar, tardar años para lograrlo y perderla en escasos instantes, desde aquí pretendo orientar a aquellas personas que la buscan y no encuentran el camino que le lleve a ella. No es un manual riguroso porque cada persona es un mundo distinto, es solo una unión de teorías y con que alguna de ellas le sirva, ya me daré por satisfecho y el objetivo será cumplido. Poco a poco, iré creando los pasos que cada cual es libre de seguir o no.

  • [Paso 1]: ¿Optimista o pesimista?

Tener una actitud pesimista es lo más fácil, cómodo y vago que existe en un ser humano, decir a todo que no, pasar de todo, quejarse por sistema es sencillo y hay 2 perfiles marcados, el pesimista consciente y el que no lo es y sufre por ello, el primero suele usar ese “argumento” para conseguir sus objetivos, el segundo no puede evitarlo y es innato en su persona, no suele relacionarse socialmente por su “negra actitud hacia todo” y se siente bien con personas similares a su modo de ser. En este caso y como personalmente no tolero demasiado a el tipo de perfil “pesimista consciente”, me centro en aquel que sufre por ello.

Cambiar la actitud.

No es una tarea sencilla, pero se puede conseguir si se es constante y se siguen unas pautas, es importante que cada vez que se piense en algo negativo, sea lo que sea, buscar su punto inverso, por ejemplo, si llega una factura, lo primero que suele pensar alguien pesimista es “Ya ha llegado la factura, no sé como la pagaré”, es evidente que si no se puede pagar una factura, cuanto menos un piso y otros gastos, así que pagarse, se puede pagar, ¿Entonces por que optar por esa actitud negativa?. Una solución es cambiar la actitud, “Una factura más que pago, una MENOS que debo”, eso no en una, si no en todas, no esperarlas como un castigo, si no como algo necesario y es que la frase “Si no puedes con tu enemigo, únete a el”, es digna de mención en este caso.

Soplar y resoplar.

Algo muy común en personas pesimistas es resoplar por cualquier cosa, como si les afectara todo y el mundo se les acabara (Si tantos “apocalipsis” no han acabado con el mundo…), esto contagia a su entorno y crea un clímax negativo aún en ambientes muy festivos. El modo de solucionarlo, es que cada vez que sople o resoplen, piense en un motivo y valorar si realmente es algo grave como para tener esa actitud, si poniéndolo en una balanza merece la pena perder amistades por ello, que se saca de provecho. Dejar de soplar es tan sencillo como hacerlo, ¿Entonces?

Ganar o perder.

No ser el primero crea un conflicto interno importante, aunque sea un tópico, ganar no es todo, es solo un final, lo importante es el inicio, el desarrollo y el esfuerzo, si no se logra la victoria, será muestra de que tenemos que ser más optimistas y esforzarnos en mejorar, pero jamás derrumbarse, menos darse por vencidos.

En breve, el “Paso 2”, estar atentos si el 1 os a ayudado en algo.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: