Regresan los personajes de animación mas famosos del mundo.

AVISO: Esta crítica puede contener Spoilers, si prefieres que todo lo que vea en la película sea 100% sorpresa, puede no leerla, en caso contrario, le ayudará a tener una idea más clara de lo que va a ver.


No existe en el mundo, una empresa como Walt Disney/Pixar, ellos, son creadores de sueños, de magia pero no irreal como la que conocemos de los magos, esta magia es real por que la tenemos ante nuestros ojos, eso es lo que pasa tras salir de la sala y ver Toy Story 3…la magia se hace real y te sientes entusiasmado de lo que acabas de ver, porque si, un adulto puede ir a ver una película, en principio, concebida para niños (donde por cierto, conté unos 5 en la sala, no más) y puede encantarles, hacerles sonreír varias veces y reír otras tantas, incluso emocionarse con determinadas escenas, algo, que otras películas destinadas a eso, el drama, no logran por mucho que lo intenten. Esta es, la crítica de una de las películas del año, Toy Story 3.

  • Woody y Buzz…la vuelven a liar.

El carisma de ese vaquero que nos recuerda a Lucky look, Woody, es simplemente magistral, por lo que sus creadores han logrado transmitir más allá de una simple animación, es sin duda el alma de la trilogía, no tan solo el protagonista, en este caso y en esta tercera (y dicen, última) parte aún lo es más, porque él es la base y el centro de todas las atenciones, pero como siempre, no estará solo, su inseparable amigo, Buzz le acompañará en sus aventuras, aunque tal vez Woody se sienta un poco más solo en esta ocasión, Buzz será parte de la acción y sobre todo, el lado más cómico de toda la película, Buzz, tiene el talento para hacernos pasar de la cuasi tragedia, a la comedia más exquisita en la que toda la sala donde fui, reía como si de una orquesta se tratara, todos al unísono, logró sacarnos una carcajada.

  • Y no están solos.

A los ya conocidos “juguetes” que acompañan a todas las aventuras de Woody y Buzz, en esta aventura se unen una cantidad inimaginable de otros juguetes, lo cual está creado todo con maestría, puesto que no todos son “protagonistas”, la mayoría quedan como “relleno”, lo cual sirve para centrarnos en los focos de acción y no distraer la atención en todo lo que vemos, eso sí, es un “relleno” realmente maravilloso, es como estar en la planta de juguetes de esa famosa empresa Española y que de repente todo cobre vida, esa es la impresión cuando “se abren las puertas”.

  • Un malo, realmente malo.

Creerme cuando digo, que cuando veáis (quienes lo tenéis) a vuestro querido osito “Teddy” (nombre clásico en ositos de peluche) lo mirareis con otros ojos y es que, no siempre lo aparentemente bueno, tiene que serlo, en el caso que nos ocupa, un trauma, unas circunstancias que hacen cambiar hasta al más tierno “osito abracitos”, lo convierten en un mafioso que hasta Al Capone le respetaría y es que, desde Pixar han logrado crear un personaje al que inicialmente veamos entrañable, pasemos al rechazo he incluso en algún momento, nos emocione, pero estoy seguro, a nadie dejará indiferente.

  • Ken y Barbie, el broche de oro.

A quien se le ocurrió en Pixar, incluir a estos dos famosos personajes, deberían darle un premio, hacen que la película gane en calidad, pues ya no es tan solo “La película de Woody y Buzz”, vas más allá y se mete en la mente de tantas niñas que juegan y jugaron con sendos muñecos, pero ojo, que esta vez no es aquello que se espera de estos personajes, ni la “rubia” es tonta, ni Ken un personaje idílico y es que, en ellos hay sorpresas durante la película que posiblemente, no se esperen. Sin duda, aportan mucho carisma a la película.

  • La técnica impresiona.

Es sin duda, el punto fuerte de la película, en mi mente se repetía una misma frase, “Es técnicamente perfecta” y es que claro, no se puede comparar con “Avatar”, pues una es de personajes “reales” (mucho ordenador se necesitó) y la otra es de animación, pero como tal, Toy Story 3 no tiene ninguna fisura que nos haga perder la atención sobre la película, todo lo que vemos está detallado al máximo, el sistema 3D sin ser el mejor (por lo anteriormente mencionado) luce de maravilla y nos adentra en los escenarios, destacando sobre todo, los momentos de más acción. Sin duda, es un aspecto que han cuidado y mimado, como si de un hijo recién nacido se tratara.

  • CONCLUSIONES.

Toy Story 3 es sin duda y como escribí anteriormente, una de las películas del año, (junto a “Origen”, del maestro Nolan) y verla en 3D, aporta esa tercera dimensión que nos ayuda a casi poder tocar esos juguetes que Andy, su dueño, ama por encima de todas las cosas, de su inminente madurez y acceso a la universidad… es una película que combina emoción y comedia de un modo que solo Pixar puede lograr, es decir, ni es demasiado trágica como para olvidarnos que es tan solo una película de animación, ni es demasiado cómica como para sentir que la película está “vacía en contenidos”, mezcla ambas y lo hace casi a la perfección. El guión es sin duda otro de sus puntos fuertes, sencillo para que los niños lo entiendan, coherente y maduro para que los adultos no se aburran y sigan la historia, de nuevo, Pixar da con las teclas para que sea una película para todos los públicos y digo, todos, desde los 10 hasta los 100 años, la película se disfrutará de inicio a fin.

Por todo ello, porque realmente no soy amante de las películas de animación y esta vez Pixar me ha convencido, por su técnica a la que poco hay que echarle en cara a sus creadores, un 8.5 y no le doy un 10, porque todo es superable y aunque se diga que es la última parte, creo que el mercado terminará imponiéndose y tanto Woody, como Buzz y todos sus amigos, volverán y si no es así, con Toy Story 3 nos quedará un dulce recuerdo y a la competencia, una lección de cómo se debe de generar emociones y sonrisas al mundo entero.

Por supuesto, no me puedo olvidar de la compañía, a la altura de toda la película, con capacidad de transmitirme tantas sensaciones como los maestros de Pixar. 😀

Anuncios