Para quien no haya visto el anuncio…

¿QUÉ VEO?.

Un ejercicio publicitario TONTO he HIPÓCRITA y el camino más fácil para provocar frases prefabricadas y ganarse el aplauso popular.

Eso es lo que veo en la superficie, en el fondo veo un DISCURSO MORALISTA en el que se reitera hasta la saciedad “La belleza no importa, lo que cuenta es el interior” o “yo soy bella, no me importa cómo me vean las/os demás” y personalmente creo que es así, pero en la práctica, por ejemplo, estamos en la campaña pre-verano, los gimnasios se llenan cómo si fuese la apertura de las rebajas de Enero, suben las ventas de cremas para estar más bellas, se hacen dietas para verse mejor, vivimos en un mundo totalmente superficial donde “lo bello” está por encima del cerebro.

Me gustaría que la gente fuese más auténtica, que de verdad al decir “lo que cuenta es el interior” fuese porque lo piensan, lo sienten, no una superficie fragil que se rompe con las acciones.

WINNIE WINNIE…

Desigual la contrata, supuestamente con la intención de que sea una modelo más en la cartera de la empresa, pero al hacer éste tipo de campaña, tratan de darnos una lección de que “la belleza no importa”… teniendo en cuenta que en el mundo de las modelos (sobre todo de pasarela) lo que destaca es la belleza, es una contradicción en si misma, además, es una navaja de doble filo, al repetir varias veces “¿QUÉ VES?” saben que el vitiligo va a acaparar gran parte del protagonismo en el anuncio, confirmado cuando ella misma nos pregunta, “¿TE GUSTA … O NO TE GUSTA? (Lo que ves)?” buscando con ello una especie de complicidad-culpabilidad cómo si ella se sintiera un “animal enjaulado” y nos viese a todos culpables de que se sienta mal por su enfermedad. Juego, en el que tanto Desigual cómo ella, participan obteniendo un rendimiento económico.

Desde luego, Desigual no me ha convencido, ya conocemos sus campañas, la mayoría son polémicas, es su modo de provocar el “boca a boca”, siempre tan eficaz en el marketing pero en éste caso, no me ha parecido divertido cómo otras campañas, no me ha gustado su doble moral y para terminar, pienso que Winnie no necesita ésto, ella es bella con o sin vitiligo y en un mundo más auténtico éste tipo de publicidad no sería necesaria, pues la veríamos cómo a una modelo más, no a “La primera modelo con vitiligo”, ese doble mensaje, es el que me molesta y el causante de éste post.