cristina_pedroche

Es extraño que no escribiera en el Blog sobre las campanadas de Cristina Pedroche, pues fue una noticia AKA polémica a nivel Nacional, pero hoy me quiero centrar en otro asunto, en una publicación de su Blog.

Que vivimos en el mundo de la imagen, de las apariencias por encima de cómo es el interior de una persona, está claro, olvidaré esos mensajes tipo “Lo que importa es el interior”, porque soy persona de acciones, de práctica más que de teoría, así que debo de asumir de que LA IMAGEN hoy día es importante, dicho ésto si hay una persona de la que se ha hablado por su imagen en los últimos días es Cristina Pedroche, presentadora de TV (En España, para quienes no la conozcáis) que se caracteriza por transmitir felicidad, algo que a mucha gente parece que le molesta, considerando que es tonta (o se hace la…), un error bajo mi punto de vista, se ve claramente que ejerce un rol de ingenua, lo mismo que transmite ser una buena chica y esa es la base con la que me quiero quedar sobre su persona.

Pero (y siempre tiene que haber un pero) hoy, considero que ha cometido un error en la publicación de su Blog y me explico. Cristina remarca mucho la cantidad de ejercicio que hace, se preocupa de que lo sepamos, pues publica fotografías en sus redes sociales resaltando las hazañas realizadas, algo que me gusta de ella, porque transmite algo muy positivo, los beneficios de hacer ejercicio, el problema y es donde considero que su mensaje es equivocado, es ésta frase:

No me importa nada en absoluto que algunos digan que estoy gorda… Estoy muy feliz con mi cuerpo, con mi constitución y con mi genética…”

Veamos, si no le importa lo que diga la gente, si tan feliz está con su cuerpo, constitución, genética… ¿Porqué lo que quiere transmitir públicamente es que HACE MUCHO EJERCICIO, no es para modificar algo que NO LE GUSTA de su cuerpo, que no está 100% contenta?. Pienso que una persona contenta con algo, no tiene porqué reivindicarlo y “atacar a quien ataca”, estar a la defensiva…simplemente, lo disfruta.

No solo sucede con Cristina Pedroche pero al ser un personaje público y con ello, responsable de la repercusión que pueden tener tanto sus palabras cómo sus acciones, debería de ser más sincera consigo misma, estaría mejor que dijese que si hace tanto ejercicio es para verse aún mejor, porque además por lo general, la mujer no suele estar totalmente satisfecha de su cuerpo, siempre hay “algo” que mejorar pero reitero, no es solo Cristina, es generalizado, lo habitual es que si una chica tiene peso de más, diga que no le importa, pero luego ha probado todas las dietas habidas y por haber, muestra de que en realidad quiere cambiar su imagen, mejorarla, algo totalmente respetable.

Dicho ésto, no puedo terminar el post sin comentar lo que opino sobre la noche de las campanadas.

Veréis, lo voy a resumir en una palabra: HIPOCRESÍA y es que, si está claro que vivimos en el mundo de la imagen, del culto al cuerpo, que tanta gente se haya escandalizado por ver unas curvas y ropa interior insinuada (por encima de unas transparencias) me parece un retroceso social, de una sociedad que se supone, debería estar por encima de todo eso. Ha sido sobre todo los grupos de feministas las que más ruido han metido, pues no comprenden que una mujer puede tener la libertad de elegir, sin imposiciones. Es desagradable leer la palabra de las cuatro letras, que empieza por P (de manera despectiva) y termina por A en 2014/15, es porque algo falla a nivel social, pues en realidad no enseñó nada, las playas se llenan de mujeres en biquini, en la TV siempre las bailarinas han ido con muy poca ropa en muchos de sus bailes, jamás vi tanta polémica, también son muchos los hombres que salen con un simple bañador y tampoco se echan las manos a la cabeza, así que considero que hay otros problemas, de verdad, serios cómo para hacer de un simple grano, una montaña.