Imagen

Quienes usamos varias redes sociales nos damos cuenta de la cantidad de “noticias” que se generan cada hora, incluso cada minuto si nos referimos a Google plus, sin duda la red más activa en este aspecto. Esto tiene su lado bueno, estamos informados en todo momento de todo lo que sucede, pero también su lado negativo.

Se podría decir que de cada 10 contenidos publicados, sean propios o ajenos (de otras fuentes) solo prestamos atención y leemos 1, por lo tanto los nueve restantes son ignorados, claro está que como hay infinidad de necesidades esos 10 contenidos podrán ser leidos por distintas personas pero por lo general, se genera más que lo que se consume. Un ejemplo, compras en el supermercado 10 bolsas de pan de molde, consumes 1 y como ese tipo de pan caduca rápido no da tiempo a consumirlo, supone un gasto extra perdido.

  • ¿Tiene solución?.

Para evitar el exceso de contenidos que se comparte se tendría que ser más selectivo, hay una parte de los mismos que por lo general no interesa a nadie o a muy poca gente, esto se podría evitar pero no es facil evitarlo porque ya estamos adaptados a un nuevo método de compartir información, éste es sistemático, se leen feeds y se comparten titulares más que contenidos en si, porque estoy convencido de que la mayoría de gente que comparte no lee íntegramente el interior de la noticia.

En cuanto a los contenidos creados por quienes comparten, hay que buscar fórmulas que interesen a los lectores, el titular es importante, si éste ya nos habla de lo que podremos leer en el interior no se pasará del propio titular, si da pistas pero no dice nada de lo que podremos leer es mas seguro que lean tus posts y posteriormente sean compartidos.

  • No solo de texto vive la red 2.0.

Otro fenómeno social está sucediendo, la fotografía es más social que nunca desde que se inventa la primera cámara de fotos, la facilidad para hacerlas (hasta el móvil más cutre ya tiene una), la cantidad de redes sociales en las que podemos compartir, como Instagram y otras similares provoca que se suban miles de fotos cada minuto, imaginar lo que supone eso de un modo global, millones de fotos son compartidas cada día, eso supone una saturación donde la creatividad queda ya como algo subjetivo, la gente ve fotos como quien come pipas y eso en cierto sentido no es bueno porque es más complicado separar a los fotógrafos de los aficionados, ya no se ven personas, se ven fotos sin importar demasiado quien está detrás.

Tanto el texto como la fotografía son 2.0 y son imparables, seguiremos compartiendo mucho más de lo que podremos consumir, si es así con ésta generación, ¿Qué nos espera con la presunta 3.0?. El tiempo nos va a responder a esto.

Anuncios