¡¡Señores y señoras, niños y niñas, les presento el mayor espectáculo del mundo…!!.

Así comenzaba mi abuelo la historia más fascinante jamás narrada y por generosidad, me apetece compartirla con ustedes.

Pasaban diez eternos años, de generación a generación, que en el pueblo de mi abuelo pasaban de la soledad y el aburrimiento a la alegría y la diversión, era el día y podía divisar en la distancia como una caravana de vehículos levantaban el polvo de la arena, sabía que en pocas horas como si de magia se tratara las gigantescas carpas estarían instaladas y que los pocos niños del pueblo podrían disfrutar del mayor espectáculo del planeta.

Jamás mi abuelo me contó que vio en aquel circo tan especial, era un secreto solo válido para las personas que tenían acceso a el y hoy, precisamente hoy es el día en que podía abrir un cofre en el que mi abuelo metió algo relacionado con aquel circo que en una semana llegaría al pueblo, ¿Sería seleccionado para poder vivir la experiencia?

¡¡SI!! Una tarjeta con apariencia de tener muchísimos años llevaba letras grandes y rojas que decían:

USTED HA SIDO INVITADO PARA LA MAYOR EXPERIENCIA DE SU VIDA, LE RÚGIRA SU BARRIGA PORQUE HAMBRE PASARÁ, CON ATÚN CALVO DE HAMBRE SACIARÁ Y DESPUÉS AL CIRCO ACCEDERÁ”.

¿Qué es lo siguiente que hice? Ir a la despensa y abrirme una lata de ATÚN CALVO, me encanta su olor al abrirla, con el atún rellené una riquísima ensalada y tras terminar… pude escuchar un ruido maravilloso que anunciaba la llegada de las caravanas, al día siguiente un señor muy, muy alto se disponía a quitarme la invitación de las manos y […] lo que vi es secreto. ¿Quiere ser el siguiente?.

¿Ve el muñeco de la imagen superior, LO QUIERE? Pues podrá ser suyo entrando en SIGUIENTE 😀