Ésta es de CLASE 2, es muy posible que su precio sea muy bajo, su velocidad mínima, así que no sería buena opción.

Las MicroSD están más de moda que nunca, casi me atrevería a decir que ya son un estandar y es por eso que conocerlas ayudará al comprador.

Supongo que a estas alturas no habrá nadie que no sepa de que se trata este tipo de tarjetas, por si hay algún despistado, son tarjetas Flash (no tienen componentes mecánicos) para almacenar datos, éstos puede ser eliminados y se puede volver a copiar nuevamente, a diferencia de la memoria RAM, los datos no se pierden al reiniciar el terminal, se mantienen a no ser que la tarjeta se dañe, pero es importante saber que no se borran. El formato de tarjeta es de un tamaño muy pequeño, casi el de una uña y por lo general al comprarla viene con un adaptador, quedaría así:

MicroSD+Adaptador SD = 2×1, tarjeta MicroSD y SD.

De éste modo la compatibilidad con teléfonos y cámaras con el formato SD es total y nos ahorramos comprar 2 tipos de tarjetas distintas, eso si, recordar que al usar una misma tarjeta en dos máquinas distintas, cabe la posibilidad de que pida formatear para poder usarla, ATENCIÓN, esto si elimina los datos, así que siempre está bien ir haciendo copias de seguridad para tener a salvo los datos, no solo por éste detalle, si no porque si se daña, al comprar otra tan solo tendremos que volcar los datos en la nueva y todo estará como estaba.

TIPOS DE TARJETAS, VELOCIDADES:

Éste es el aspecto a tener más en cuenta a la hora de comprar, quien no sepa de que va esto de las velocidades, los tipos de tarjeta, le llamará la atención que una misma tarjeta, en una tienda puede costar 30€ y en otra 150€, podemos pensar que en la segunda tienda nos están timando, puede ser y lo más posible de que se trate de un tipo de tecnología superior en base a la velocidad, su clase. Con esto quiero decir, que la primera puede ser CLASE 4 y la segunda CLASE 10 de tipo profesional, hay que tener en cuenta que contra menor es la clase, mas lenta será la tarjeta de memoria.

RENDIMIENTOS y NECESIDADES:

Comprar una tarjeta de clase 4 no es malo, si la necesidad es muy básica, es decir, usar el terminal para navegar por Internet y hacer alguna que otra foto ocasional, es decir, para el usuario básico tendrá más que suficiente.

El otro tipo de usuario, avanzado se dará cuenta de que necesita más, es aquí donde la inversión tiene que ser mayor, puesto que la diferencia de rendimiento se nota y mucho, si por ejemplo eres fotógrafo y la cámara es de 8Mpx en adelante, te darás cuenta que si antes tenías clase 4 y has pasado a la 10, has notado un cambio de velocidad importante y es que por ejemplo, no es lo mismo transferir datos a 4Mb/s que a 23Mb/s.

Con los Smartphones que tan de moda están, recomiendo que la tarjeta sea como mínimo de CLASE 6 y a ser posible 10, el motivo es muy sencillo, los nuevos teléfonos hacen practicamente de todo, ya no se limitan a poder llamar y sms,s ahora hacen fotos de cada vez más calidad (Fujitsu va a presentar un terminal con cámara de 13Mpx, por ejemplo) y sobre todo, graban vídeo hasta FULL HD, este tipo de vídeo requiere de una tarjeta rápida para poder transferir datos sin saltos, a buen rendimiento.

A modo de ejemplo personal, hace dos días tenía una de 8Gb de CLASE 4, la gente puede pensar que por tener 8Gb es rápida, a estas alturas del artículo ya tendrías que saber que lo que mide la velocidad no son los Gb, si no el tipo de clase de tarjeta, bien, al usar el lector Greader, me daba cuenta de que al marcar como leidos más de 50 artículos, la aplicación se ralentizaba, incluso me salía mensaje de error, si quería cerrarla, la causa… un cuello de botella entre los datos que tenía que procesar y la velocidad en que lo hacía. La solución ha sido sencilla, cambiarla por una de CLASE 10, con ello la velocidad es superior a la cantidad de datos que tenga que transferir en el proceso.

RECORDAR:

Si haces un uso muy leve de tu máquina, no eres profesional, con una de CLASE 4 que venden en la mayoría de tiendas, a buenos precios, tendrás suficiente, como contra, si eres profesional o usuario avanzado y necesitas un mayor rendimiento, mínimo CLASE 6.

A TENER EN CUENTA:

Una misma tarjeta de la misma clase, pero de otra marca puede variar mucho de precio, incluso con la misma clase, puede tener variación en la velocidad, por ejemplo las LEXAR tienen fama de ser muy buenas, ya que tienen altas velocidades que se suelen mantener estables, son caras, pero hay que valorar esto si quieres el máximo rendimiento posible, por lo general para un usuario medio, no hace falta gastarse más de 100€  para una tarjeta de 32Gb, es más, su precio ronda la mitad, unos 50€ y será más que suficiente para la mayoría.

TENDENCIAS:

Es curioso como se está poniendo de moda (muy mala por cierto) la eliminación de las tarjetas de memoria en terminales que precisamente no son baratos, pues se trata de la gama mas alta, como el último Nexus que ha sacado Google, incluso el anterior tampoco tenía tarjeta, el fabricante se escuda diciendo que “Tiene suficiente memoria interna”, algo que no convence, porque es realmente cómodo sacar una tarjeta con por ejemplo, películas, metiendo una en la que tengamos los datos y música, esto no es posible con estos terminales, dependiendo de la nube y de un ordenador.

Anuncios