“El peso de la espada era mayor, que la fortaleza de la armadura, ésta, se incrustó en su piel adentrándose en la carne… hiriéndole, de muerte”.

Anuncios