Es la imagen que representa ahora a "Mou", una persona que se esconde ante sus errores.

En el artículo anterior a éste, escribí sobre una injusticia, como me gusta ser justo, escribiré esta vez sobre otra injusticia, en este caso hacia el Madridismo, a la afición, una traición en toda regla de los valores que representan el club, como máximo responsable de esta causa, José Mourinho.

Me gusta esto!

Semifinal, IDA.

Antes del comienzo del partido, tras la copa ganada (aunque terminara debajo de un autobús) al máximo rival, quedó un sabor dulce, tal vez empalagoso pero que  el Madridismo necesitaba, una copa del Rey tras años sin ganarla, representó un éxtasis con una celebración de más de 200.000 personas en Cibeles. No sé si como consecuencia de ello, se pensó que ya se le había tomado la medida al Barcelona, incluso se mencionaba un “Fin de ciclo” de estos, unas ruedas de prensa previas al partido de ida, totalmente polémicas, nervios, menciones arbitrales, alusiones personales entre los entrenadores y demás, el Real Madrid se presenta ante su afición con un fútbol NO digno a su historia, con un planteamiento cobarde, atrás, especulativo y esperando a la contra ante un Barcelona que con el balón es “asesino”, con una estrategia que hablaba de “En el 70 saco a Kaká, Adebayor y ganamos 1-0” infravalorando al rival, la balanza se inclina ante los que proponen y gana quien busca la victoria, acondicionada, eso sí, por una expulsión más que debatida (tan solo hay que leer el artículo anterior a este)de Pepe que podría haber supuesto un partido muy distinto, pero sin servir eso de excusa, por lo siguiente, el planteamiento de Mourinho es ERRONEO porque el Real Madrid no puede estar con un jugador menos y no hacer dos cambios que pudieron cambiar el destino del partido, poco pintaban Kaká y Benzema en el banquillo, porque no cuento con Adebayor, que en los últimos partidos se ha demostrado que está para el “anti-fútbol” del Real Madrid, es decir, balones aéreos y “mete gol” como si fuese tan sencillo.

Sin duda alguna, Mourinho no tiene la valentía de jugar con todo en la ida, el resto, ya lo conocemos.

Semifinal, VUELTA.

El guión, aunque previsible es muy distinto y por momentos nos recuerda a la final de la copa del rey, un Real Madrid en el campo del Barcelona, presionando desde el principio, en cambio ese planteamiento solo dura veinte minutos, es el Barça que con espacios tiene las oportunidades y un Casillas que en virtud de su trabajo, salva al equipo. Sin duda, si no se tira a puerta, es muy difícil remontar, el Madrid en la primera parte, fue un “quiero y no puedo”.

Parte de culpa de ello, lo tiene nuevamente José Mourinho, que confía en un Kaká que tiene dos partidos buenos y tal vez piensa que por ello el jugador Brasileño ya es el que era, ERROR, Kaká está mas cerca de bajar, que de subir en su carrera, confiar en un jugador con estas características, en una “final” (así se planteaba ayer) es el primer fallo. El segundo, confiar en un jugador lejos de su mejor forma física y técnica, como es Higuain, que de lejos lo prefiero a Adebayor, pero que bajo mi criterio está por debajo de un recuperado Benzema y sobre éste seguiré escribiendo.

Un jugador que durante gran parte de la temporada, es criticado, menospreciado, al borde de ser insultado, que de pronto meta un gol y desde ese momento, la tortilla se de la vuelta, se hable del Benzema del Lyon, vaya ganando posición en lo que a delanteros se refiere, el Madridismo lo acepte y lo quiera, que en 180 minutos más los añadidos, ni tan si quiera juegue 1 minuto, me parece otro ERROR, nuevamente del Mourinho, que es el máximo responsable de las decisiones en el campo y lo que suceda en el.

LA CONCLUSIÓN:

45 minutos tirados a la basura en la primera parte de la ida, el egoísmo y ego de Mourinho tras auto expulsarse y que por ello no se hagan cambios, como si la expulsión de un jugador prohíba hacerlos, el KO cuán boxeador de los jugadores tras la expulsión de Pepe, con la actitud, “Total, aquí no hay nada que hacer, nos van a ganar pase lo que pase”, error de Casillas, casi diría histórico del mejor portero del mundo, la desconcentración total de la defensa que dejan que Messi haga una jugada, como si fuese el pasillo de su casa, marcan la totalidad de una semifinal que podría haber dado al Madridismo un mayor éxtasis que en la copa maltrecha y dolida, del rey.

No me cabe duda que hay decisiones arbitrales que puedan cambiarlo todo, sobre ello escribo con un estilo casi extremo, porque la situación lo requiere, pero si Mourinho plantea la ida, igual que la vuelta, reservando a un por recuperar Kaká y un medio cojo, Higuain, metiendo por ellos a un motivado Granero o puedo arriesgar a decir, que no castiga tan duramente a un buen jugador como Pedro León, siendo un héroe en Getafe y a un Benzema con estado de gracia, otro gallo habría cantado.

El F.C Barcelona NO necesita ayudas, es desde ayer según “estadísticas” el mejor equipo del mundo, seguido por la mínima por el Real Madrid, un equipo tan grande no necesita dosis teatrales en el campo, de eso no me cabe ni la menor duda, como tampoco necesita que Di Maria con su calidad, ni Cristiano Ronaldo con su potencia, se tiren al césped y finjan del mismo modo que lo hacen jugadores del Barcelona, el espectáculo, el fútbol mundial no puede ver estas acciones como escaparate, lo que necesitamos los aficionados es un “fair play” real y que se hable del fútbol, todo lo demás, debería ser estudiado por los principales organismos, como FIFA, UEFA y la LFP, para que se castigue, no solo a jugadores, que se comience a castigar a árbitros con más que dudosa calidad y que en muchos casos, no deberían estar en eliminatorias de competiciones importantes.

Ayer pasó a la final el F.C Barcelona con dudas sobre las decisiones, pero ayudado por un Real Madrid de Mourinho que no tiene ni la psicología ni el planteamiento táctico como para ganar a su amado y a la vez, “odiado” (tal vez por la impotencia de haber sido, solo un traductor), eterno rival.

LA REFLEXIÓN:

Desde éste punto, el organismo directivo y presidencial del Real Madrid, tiene que comenzar a hacer autocrítica y no lanzar balones fuera, contemplar que errores provocaron que no se juegue la final y solventarlos desde el fútbol, puro y duro, de ese modo no se necesitará hablar de dos jugadas puntuales que si no sucedieran, en la vida sabremos “qué hubiese pasado”, ese es un argumento frágil de quien no puede ganar con contundencia y con el balón, deben de moderar el discurso de Mourinho y a su propia persona, de eso son responsables los directivos para que desde, sobre todo, Barcelona, no se hable más tiempo de su personalidad y si de su fútbol, eso quiero personalmente como Madridista confeso, que se recupere la identidad de club grande, uno de los más poderosos del planeta y que se elimine de los medios, todo lo demás.

Anuncios