En esta ocasión no se ha tenido que esperar 9 meses para poder leer el siguiente paso, como pasó con el anterior, la premura coincide casi con una de las épocas más emotivas, cercanas y familiares, como son las Navidades y es que en ésa época uno/a respira VIDA y ese es el objetivo del antepenúltimo paso que nos lleve a la felicidad.

Me gusta esto!