"Rage" puede ser uno de esos juegos que SI merecerá la pena comprar.

El título puede ser un poco alarmista, pero este año tengo la sensación de que tanto la calidad como la cantidad de juegos ha caído en picado y es que, lo mismo está pasando con el cine, escasa imaginación, productos que beben de la miel de otros que tuvieron éxito, refritos que no logran alcanzar la calidad que se espera de ellos. ¿Que está pasando?.

  • ESCASA IMAGINACIÓN:

Esta puede ser una de las principales causas, existen unos géneros definidos y en base a ellos se crean los juegos, juegos que en la mayoría de los casos, nos recuerdan a otros, mal asunto, por que les resta originalidad, algo que hace unos años, no pasaba. ¿Saturación de ideas?.

  • ¿CRISIS?:

Suele ser ya común decir que cuando una empresa pierde ventas, es “por culpa de la crisis”, puede ser un modo de justificarse, como una parte, o verdad, en otra, pero está claro que la palabra CRISIS es un comodín que en cierta manera va bien, en el mundo de los videojuegos sucede una cosa, el precio de los mismos, a no ser que ya no sea una novedad, no bajan de los 50€, hoy en día, un gasto adicional que no todo el mundo puede permitirse cada poco tiempo, es por eso que tiene que recurrir a empresas que trabajan con “lineas económicas”, especialistas en juegos que tienen una cierta calidad a un precio bastante bueno, rondando los 20€ o bien, cuando esas “novedades” ya no lo son tanto, también se encuentran a estos precios, pero esto es algo que ha existido desde hace mucho tiempo ,tampoco justifica el bajón actual en la industria.

  • MALA OPTIMIZACIÓN:

Recuerdo aquellos juegos que funcionaban óptimos en ordenadores mucho menos potentes que los que tenemos hoy en día, tal vez, “la carrera de ratas” en la competencia no era tan elevada como ahora en todos los sentidos, antes, el ciclo para cambiar un ordenador como media, era de 5 años, hoy en día, suerte si es cada 2 años y en casos extremos de “Gamers pro”, incluso en meses, con la aparición de nuevas gráficas y procesadores, eso genera un problema para los programadores, comienzan a trabajar en base al Hardware existente y cuando están terminando el proyecto, ya hay un Hardware nuevo, lo que les obliga a optimizar contra reloj para sacar su producto en una fecha mas o menos acordada (causa de muchos retrasos), el resultado, es juegos que al poco de salir, necesita de parches para corregir Bugs, algunos incluso de gravedad, es decir, la empresa saca el juego un 85% terminado, el 15% se basa en el despliegue de consecuentes parches, que van “rellenandolo”, claro, la gente se queja, pero es que seguir la evolución de Hardware en modo paralelo con la programación de los juegos, es algo complejo y de hacerse realidad, el catálogo seria mucho menor, el coste de la empresa para contratar a programadores mas preparados seria mucho mayor, con lo que serían muchas las empresas no tan conocidas, que acabaría “cerrando la persiana”. Digamos, que tenemos que acostumbrarnos a comprar juegos “Release Candidate (RS)”.

  • YO PIRATEO, TU PIRATEAS, NOSOTROS PIRATEAMOS, ELLOS PIRATEAN…

Esa es la realidad, como pasa con la industria de la música, la caída de ventas en los juegos ha caído tanto o mucho más a razón del problema de la piratería, pero tras leer el punto anterior, podemos comprender que es comprensible, por que vamos a suponer que compramos un coche y nos lo dan con 3 ruedas y no cuatro, que tenemos que comprar una cuarta, por suerte los parches de los juegos AÚN son gratis ( no en todos los casos, con Oblivion cobraron por “extensiones” que en realidad eran parches grandes) pero a nadie le gusta que le vendan un producto tan descaradamente sin terminar, mucha gente lo que hace es descargar en redes P2P el juego, si le gusta, lo compran con la seguridad de que les funciona bien en sus máquinas, otros tantos (la mayoría) no los compran, pero es un modo de protesta de “O ME VENDEN EL JUEGO 100% ÓPTIMO, o NO LES COMPRO MÁS”, algo, que se me antoja muy difícil o casi imposible, dada la tónica en cuanto al cambio de Hardware constante.

Aparentemente, eso es todo, decir que de cada muchos juegos, solo son unos pocos que tras ser testados superan un 7 de nota, que son buenos, entretenidos, originales… situación, que tienen que cambiar, aunque a pesar de ello, sigue estando por encima de la industria del cine, que no es poco.

Anuncios