Este es el primer artículo sobre varios que publicaré en el que de un modo personal daré mi punto de vista de cada uno de los apartados sobre la conducta humana. Esto no es un tratado profesional, es tan solo un apunte personal, tratarlo como tal.

  • LA DECEPCIÓN, ¿Que es?.

Podría parecer sencillo explicarlo, pero es tan complicado como entender a cada uno de los seres humanos que habita en la tierra, cada uno tiene un modo distinto de interpretar ese sentimiento, pero a rasgos generales se trata de no obtener aquello que se desea, sea material o personal, decepción es esperar a que una persona reaccione de un modo y lo haga de otro que no esperamos, pero para ello, tendríamos que conocer cual es el significado de la expresión para esas personas, el valor de la amistad y su grado entre otros datos que ayudarían a definir a ambas personas, de todos modos, a nadie le gusta citarse a una hora y que la otra persona no se presente sin explicación coherente alguna y cuando cito la coherencia, me refiero a  algo creíble, no algo predecible que nos incita a pensar que nos mienten, donde entonces la decepción seria mayúscula. Veamos otro tipo de decepción.

  • Y yo que pensaba, que me amabas…

En el amor las decepciones vienen a pares, por que tal vez exigimos, esperamos demasiado de la otra parte y no siempre uno puede estar a la altura de las circunstancias, no se puede soltar una expresión como “Te amo” solo por que la otra persona sea lo que quiere oír, por que eso va a provocar con el tiempo una decepción importante y es que, no se puede fingir siempre y tarde o temprano la mentira es como el aceite sobre el agua…sale a flote. No se puede dar una caricia si no deseamos darla, una persona medianamente receptiva se daría cuenta y generaría duda que llevaría al conflicto. Por lo tanto, evitar la decepción en el complicado mundo de la pareja es muy difícil o fácil, si somos sinceros, primero con nosotros mismos, eso ayudara a transmitir que lo que hacemos, lo hacemos de verdad. Para concluir, la decepción en el ámbito profesional.

  • No esperes mas de mi, de lo que te pueda dar“.

Y es que normalmente se pide por encima de lo que uno tiene, si rindes al 100%, se requiere un 110% que no todos los días uno tiene la capacidad para llevarlo a cabo, por “X” circunstancias uno no se programa como una máquina para realizar las mismas tareas con la misma eficacia, por que incluso las máquinas tienen sus fallos y se de lo que escribo, puesto que las reparo. Lo ideal es ver las cosas desde su base, es decir, si una persona rinde un 60%, no exprimirle como a una naranja para que rinda mas, por que lo que se consigue es el efecto opuesto, se agobie, piense que “no vale” y eso unido al miedo de “el paro” haga que baje su rendimiento. Por otro lado, tampoco es bueno acomodarse, decir, “No pasa nada si hoy rindes un 50%”, NO, por que lo lógico es que se obtenga un 40% que un 70% de esa persona, por lo tanto, establecer un mínimo que puede ser variable dependiendo de algunos  factores, pero estable en esa cifra, eso ayudará a evitar decepciones por ambas partes.

Eso es todo amigos/as, espero que este artículo no os haya decepcionado 🙂 y que leáis con el mismo interés el siguiente relacionado con “LA CONDUCTA HUMANA”

Anuncios