Un S.O.S a quien pertenezca, al sentido común, por un alarmismo en su medida justa.
Un S.O.S a quien pertenezca, al sentido común, por un alarmismo en su medida justa.

Por si existe algún mortal que no se a enterado aún (Debe de vivir en un Bunker desde hace mas de 1 año) , ESTAMOS EN CRISIS, o eso nos cuentan, por que analicemos algunas cosas:

[EJEMPLO 1]: Usted, que es un ciudadano medio, con un sueldo medio, con una familia media (ni altos ni bajos), que paga sus facturas, se da cuenta que tampoco es que hayan subido un 70% como para echarse las manos a la cabeza y decir, ¡MALDITA CRISIS!, no, tal vez han subido un poco, claro, como cada año, la inflación creo que le llaman, que bien bien, no conozco a esa señora pero dieta no hace por que cada año engorda un poco. Entonces, usted, a usted me dirijo: ¿Vive la crisis?. Diría que está cansando de escucharlo, pero no lo vive y le sorprende.

[EJEMPLO 2]: Tu, si, tu… chico/a joven que tiene un sueldo bajo, una vida sin demasiados caprichos por que no tienes una familia acomodada, que te vas los fines de semana de fiesta de igual modo que lo hacías ANTES de la citada crisis, que te bebes 2 copas menos por que claro, ESTAMOS EN CRISIS, pero te das cuenta que en tu cartera tienes dinero para esas 2 copas que previenes no tomar… ¿Te sientes en crisis?.

[EJEMPLO 3]  Señora, ama de casa que sabe mas de cuentas que un contable, su marido es el del “EJEMPLO 1” y se da cuenta que tampoco a tenido que variar demasiadas cosas en sus cuentas, que paga las mismas facturas, que llena de igual modo la nevera, que se va al cine con su familia, tal vez no 1 vez al mes, si no cada 2 meses por que “se tiene que ahorrar” por que estamos EN CRISIS.

Ahora, dos perfiles, dos tipos de personas muy distintas.

  • EL PESIMISTA EN CRISIS.

No trabaja, claro, estamos en crisis, para que buscar si lo primero que hace es abrir el periódico y leer que existen miles de personas EN PARO, total, no va a ser el afortunado al que contraten, si le preguntan como han ido las entrevistas responde, – Pues lo de siempre, ya me llamarán, (Ya seria el colmo que alguien le llamara). El pesimista aunque tenga dinero, suerte y éxito no lo verá como tal, cualquier motivo es suficiente para suspirar y lamentarse, -“Esta CRISIS…”. Una factura de la luz que el mes de Noviembre sea por el importe de 90€, si en la siguiente, el importe es 91€, el drama es peor que en “SONRISAS Y LAGRIMAS”, pero sin las sonrisas y si es 89€ el tono es dictatorial, -¡Así todos los meses!. Y CUIDADO, el optimismo es extremadamente contagioso, así que mejor no tenerlos cerca.

Así que LA CRISIS para el/la pesimista, es como un charco para un Gorrino.

  • EL OPTIMISTA y, ¿LA CRISIS?.

Que distinto es vivir en “otra realidad”, darse cuenta que ese euro de más que tiene que “sufrir” el pesimista, para el optimista no es para tanto, no es una tragedia y lo atribuye a que tal vez ese día pudo haber apagado la TV antes de dormirse, pero ya está, es una anecdota, punto…vive y deja vivir que es lo importante. El optimista se da cuenta que la palabra CRISIS se está usando muy a la ligera, que si, que por este motivo empresas han cerrado, pero entiende que el motivo es precisamente eso, la palabra CRISIS, la gente está afectada de cosas que seguramente no le afectan por que tienen exactamente el mismo nivel de vida que cuando ésta no existía, pero como les meten miedo en el cuerpo, no se puede comprar como antes, las perjudicadas, las PYMES (pequeñas y medianas empresas) y es que claro, si nadie compra, los negocios no viven del aire..esto, el optimista lo entiende, procesa y supera, sabiendo que a el, al menos, no le afecta y no tiene por que emplear esa ya malsonante palabra.

No soy economista, ni sociologo, pero la crisis tiene una especie de “efecto dominó” en el que los de arriba (políticos, medios de comunicación, etc…) afectan a los de abajo y al mismo tiempo los de abajo a los de arriba, los medios hablan, escriben sobre la crisis a diario, es lo que vende ahora mismo, tratar este tema, eso a su vez, obliga a los políticos a que hagan declaraciones no demasiado alarmistas (justo lo contrario que la oposición, que están obligados a presionar en cada punto tratado) en el que empleen palabras como “futuro prometedor, esperanza” en sus discursos, pero entre unos y otros, alarman a una sociedad, en ocasiones demasiado castigada, esto, hace que la gente se resguarde en sus casas, compren menos y tal cual cité anteriormente, afectan a las empresas no tan grandes, esto causa un efecto “rebote” de nuevo para los que tienen que dar explicaciones y en teoría nos representan para intentarnos hacer ver que todo va con normalidad o tal vez, decir que “nos esperan tiempos peores”, claro, esto agrava la situación aún mas.

En definitiva, “no es tan fiera el animal, ni muerde tanto” como lo pintan, pero lo que se está causando es que unos (bancos, empresas) desconfíen de otros (el resto) y tal vez con ello, se está provocando no una crisis económica como tal, si no social, lo cual puede ser mas grave, así que es prudente tomarse las cosas con el sentido común que requiere y bueno, este artículo es creado no para herir a quien lo padece de verdad, si no para desdramatizar algo que si no asimilamos bien, puede ser un problema mas real de lo que aparenta. ¿Que no?.

Anuncios