El amor es un sentimiento complicado de contener, se tiene o no se tiene pero cuando se siente es un veneno del que tenemos que curarnos, el antídoto es uno mismo, el como lo llevamos con esa persona es vital para  que ese veneno no genero daño cuando la relación se rompa, por que, ¿Cuantas relaciones duran “para siempre y hasta que la muerte les separe”? Si somos honestos, pocas, muy pocas, por lo tanto, cuando iniciamos una relación estamos destinados a terminarla…solo, que es cuestión de tiempo que pase.

Si a todo esto, le añadimos de que con quien nos enamoramos es una adolescente, una chica de “veinti y pocos”, ese veneno se multiplica por mucho, por que su juventud, su inocencia o falsa inocencia nos cautiva como una droga dura, muy dura de la que después cuesta salir. Puedo contar una experiencia personal de una vivencia con una “adolescente”, mayor de edad claro está, pero que como objetivo buscaba un amor que no encontraba en los caminos en los que estuvo. Sus palabras, sus gestos, sus miradas, todo, es un todo que te llena de tal manera que sientes que puedes volar…no se puede, no lo intentéis, que solo pasa en las películas… te sientes feliz y fuerte, que puedes con todo, pero amigos, amigas…no es un amor real, es un capricho, como esa niña que juega con muñecas, en este caso es un muñeco de carne y hueso, un ser humano que siente y padece los caprichos, los deseos de quien le manipula…por que a fin de cuentas, es eso, una manipulación de la mente, una cobertura, que te envuelve en “Te quiero, te amo…sin ti no podría vivir, quiero terminar mis días contigo…eres LO MAS MARAVILLOSO que me a pasado nunca” y un largo etc que haría enrojecer al guionista de una telenovela Argentina y aunque uno no quiera, poco a poco se deja engatusar, uno se hace el fuerte, haciendo que esas palabras no tienen tanta importancia…contra mas rechazo sienten, “mas  te aman” y es en un punto, en el que ya no puedes disimular que TAMBIÉN LA AMAS, cuando les sale su verdadero rostro, entonces ya no te aman, por que como quien tiene una meta, la alcanzan y su OBJETIVO está CUMPLIDO, ya te han enamorado, ilusionado y tras ello, te tiran como un clinex usado.

MORALEJA: Dicen que ” Con quien críos/as se acuesta, con críos/as se levanta”, seguir este  consejo, por que es cierto y con todo esto no tacho a las veinteañeras de manipuladoras, estoy seguro que las habrá reales, con palabras reales, con echos que acompañen a esas palabras, maduras y consecuentes con lo que dicen, suerte tenéis quienes las acompañen, suerte, por que yo no pude vivirlo de esa manera.

Después de todo ello, tan solo queda superarlo, aprender de la lección y decirse a uno mismo eso de “NO ME VOLVERÁ A PASAR”…¿Durante cuanto tiempo?.

Anuncios