Vivimos en unas sociedades donde “la minoría es la mayoría y la mayoría es la minoría”, esto nunca antes habia sido “explotado” por un presidente, no de un modo tan cercano y aparentemente real como lo a echo Barak Obama, el nuevo presidente de los EEUU y es que en una época donde América está rota y dividida “gracias” a las malas gestiones de Bush, la época de cambio era lo mas razonable, es lo que decían las encuestas de la mayoría de los países mundiales y sin que sirva de precedente, estaban en lo cierto.

Obama  no busca la política fácil, los discursos enlatados que conocemos de siempre, da un vuelco a la historia por no ser blanco, por que el tiene un objetivo muy marcado y es mejorar el país desde abajo hasta arriba, donde lo importante son los que necesitan y esa será su prioridad, Obama quiere un mundo mas justo, donde los pobres lo sean menos y que los ricos no lo sean a costa de los pobres, al menos, esto promete. ¿Estará a la altura?

“El 11-S cambió el mundo después de los atentados, desde el 4-N volverá a cambiar para solucionar lo que nunca debió suceder”.

Anuncios