Cuando un jarrón se rompe...

En ocasiones nos empeñamos en solucionar aquello que no tiene solución, al menos no a largo plazo y es que si por accidente o queriendo se nos cae (o tiramos) un jarrón al suelo y este se rompe, solo nos quedan 2 cosas, o recoger los pedazos y tirarlos a la basura, o bien recogerlos y pegarlos intentando de ese modo recuperarlo en la mayor medida posible, pero claro…seguirá roto, en su exterior y su interior, si quedará “el alma” del objeto, pero podremos ver sus grietas, reflejo evidente de la rotura. ¿Y que tiene esto que ver con las relaciones?.

En el mundo de la pareja es identico, las personas no somos jarrones, evidente, pero si “nos rompemos” como ellos y si que sentimos que por mas que se parchee una relación, una vez esta se a roto el resto se irá perdiendo en el camino, es dificil que una relación siga como “antes de…”, siempre hay esa duda, ese “miedo” a que vuelva a pasar y eso es lo que va deteriorando la pareja. No existen métodos para evitar ese “jarrón roto”, por que en ocasiones las cosas mas sencillas pueden ser las que lo provocan, es por eso, que es importante cuidar de todos los detalles, no distanciarse, querer de un modo sincero y entender las necesidades de la otra parte, tal vez con todo ello no podamos evitar esa rotura, pero si nos mantenemos firmes en esa actitud, si será mas facil llevar una relación, aunque inicialmente se haya roto en un momento determinado.

No se debe pensar en que si algo se rompe, ya se arreglará, lo que hay que hacer es evitar que se rompa… es el mejor camino para tener una buena relación, donde el miedo, las inseguridades y los celos no tienen que tener cabida.

Anuncios