Una noche improvisada que pretendía ser una cosa, pero se transformó en otra, aunque no distinta en su resultado… Y aunque la música no era para tirar cohetes, al menos la compañía si era para tirar cohetes, tantos como en las fallas de Valencia 🙂 .

Antes de ir a bailar, un botellón improvisado bajo la atenta mirada de unos señores con unos coches con sirena (también llamados policías urbanos y mossos), pero que seguramente, pensaban que celebravamos la noche de reyes (ingenuos) y que pasaron de largo, mas de una vez…quien sabe, tal vez querían un traguito y eran tímidos, el caso es que entre copa (bueno, vaso de plastico) y copa se nos hizo las 2 casi así que cuando llegamos ya estaba el local lleno pero pronto nos hicimos un hueco y nos dejamos llevar por el manto de la noche, arropados por un genial ambiente.

Faltaron 2 de mis niñas, pero 2008 acaba de comenzar y hay más momentos para este tipo de reuniones de ocio nocturno.

Un beso para ellas (que guapas sois, ‘aix’) y un abrazo para vosotros y gracias por esta noche.

Anuncios