Miles y miles de botellas de cava se abrirán con un objetivo común, un nuevo 2008.

Parece mentira (pero es verdad) como pasa un año completo de rápido, hace ‘nada’ celebrabamos el 2007 como un año recién nacido y ahora es ya todo un veterano, un abuelo a punto de ‘morir’. 2008 ya está ‘en el vientre materno’ esperando su momento, el momento en que un nuevo año llegue, un nuevo año en el que hacer nuevas promesas e iniciar etapas, deseando, que sea todo mejor que lo que dejamos atrás.

Tan solo, unas 7 horas nos separan de todo ello… en ese momento, el cielo se iluminará por completo y la mejor fiesta del año llenará las calles de casi todo el mundo.

7 horas después…

¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO, 2008!!!