Imagen del clásico de clásicos, 'cuento de navidad'.

Cada persona tiene sus vivencias y todas ellas están en base al pasado, esto es indudable y un hecho, el asunto está en cómo se lleva eso, como se afronta el pasado si las experiencias no son lo positivas que nos gustaría, personas viven más de un 50% de su tiempo anclados en ese pasado, si eso les hace daño su presente será complicado. Mas grave es cuando ese porcentaje aumenta, entonces esas personas tienen un problema que afrontar, pero ¿Como?.

  • Los fantasmas del pasado.

Así se llaman y nadie querría tenerlos, pero ahí están y se les llama ‘fantasmas’ porque nadie puede verlos (aunque hay quien dice que si…) pero incomodan, hacen difícil desprenderse de ellos. Estos ‘fantasmas’ pueden venir debido a un mal de amores, un problema profesional o familiar, sea como sea, la idea es que si no podemos eliminarlos, aprender a vivir con ellos y no es fácil, por que vienen cuando menos se les espera o en el momento más inoportuno, además que no es un pensamiento que se pueda evitar por lo tanto hay que ser fuerte internamente.

No puedo ser optimista en cuanto a este tema, porque cada persona es un caso y tiene sus vivencias, pero lo mejor sería dar mas importancia al presente, si lo vemos de un modo estadístico, el ‘problema’ del pasad, un 10% y lo que hacemos en cada momento, un 90%, vivirlo lo mas intenso que se pueda, quitará importancia al pasado que nos ‘castiga’. Lo peor que se puede hacer, es encerrarse en uno mismo o querer que esos ‘fantasmas’ vengan, por que es lo único que hace sentir bien.

¿De que sirve pensar en lo que podíamos haber sido con un pasado distinto, acaso podemos retroceder en el tiempo para “borrar” aquello que no hicimos bien?. Nada de ello es posible, tan solo aprenderemos a vivir con ello de la mejor forma posible.

  • El presente es mi mundo‘.

‘Carpe diem’ o ‘vive el momento’, esta es la máxima de quien vive solo en el presente, ¿Es lo ideal?. Personalmente considero que no, es bueno no depender del pasado, pero no olvidarlo por que es lo que nos va dando forma, similar a un diamante al que poco a poco se va puliendo. Por lo tanto, presente si, pero un presente con raíces.

  • Pensar en el mañana.

Hay quien se pasa el tiempo soñando, suspirando por aquella meta que no llega, no existe hoy ni ayer, solo mañana y lo que hará ese día, esto evidentemente tiene unas consecuencias, tales como desatender el presente y no tener una identidad marcada por ignorar el pasado

El equilibrio SIEMPRE es la respuesta

La conclusión seria, vivir HOY, sabiendo que tenemos un pasado y no renunciar, de las experiencias malas, sacar lo bueno que siempre lo hay, evitar la negatividad incluso renunciar a ella si es posible, no empeñarse en ver la botella siempre medio vacía, porqué…está medio llena, imponerse metas, pero metas que se puedan alcanzar para no pasar el tiempo suspirando, tener ambición pero respetando el entorno, quien nos rodea, sea profesionalmente hablando o personal, por que quien mal siembra, mal recoge y es ley.

Como en la obra de Dickens, seria positivo vivir distintas realidades de lo que “podíamos haber sido, lo que somos o seremos”, pero eso…es solo un cuento.

Y tu, ¿Dónde vives?… a ti, a quien lee…cuenta tu experiencia y compártela, seguro que mucha gente se siente identificado/a contigo.

Anuncios