Pocas veces se puede asistir a una clase de salsa con tanto ‘salero’ y es que más que una clase parecía un monologo de “como dar una clase sin tensiones” y creo que es el mejor método, trabajo, pero con alegría.

Antes de eso, otro rato más, agradable, con una de las personas de mi vida que aunque de pronto está como ‘desaparece’, siempre que la veo me transmite esa fuerza que la hace una persona única. Gracias mi niña, por ser como eres de estupenda.

Por cierto, no voy a olvidar nunca el “Si bebes no conduzcas”… Es que tienes una gracia : D , sobre todo que tú seas quien me lo digas a mí y ya lo dijiste: ” A veces tengo unos puntos” …qué razón tienes, nunca dejes de tenerlos.

Anuncios