Hamilton

Parece ser que las novatadas si se pagan y no barato precisamente y eso es lo que pasó a un buen conductor cuando el miedo escénico le pudo, cuando vio que podía ir abriendo la botella de champan, esa con la que se rocían los ganadores tras la carrera, incluso antes de iniciar la misma y es que como podemos leer en Marca, un botón es lo que le separa entre el cielo y el infierno.

¿Y ahora que?.

Ahora, su “papá 2” intenta por todos los medios tapar lo intapable, diciendo que el error no era de el, si no mecánico del coche…ya, claro, entonces cuando Hamilton declara que el fallo es suyo (Un punto positivo de su parte por confesarlo), miente, por lo tanto, flaco favor intenta hacer su “papá 2” si lo que pretende es llamarle mentiroso. Señor Dennis, déjelo y sea como buen Ingles, un caballero, reconozca que su gestión ha sido una vergüenza y limítese a el siguiente gran premio, no hay mayor ridículo, que seguir haciéndolo.
¡El título, si o si!… O a lo mejor no.

La escuderia no contenta con la resolución de la “ultima batalla” en Brasil, recurre a la Fia y pretende ganar el título en los despachos, esta, seria una batalla mas que intentarían ganar fuera de las pistas, un echo realmente lamentable, por que al final el mundial se realizará en los despachos y ellos correrán en el juego de la PS3, para evitar “daños”, mas cuando se trata de Hamilton, “El niño protegido de su papá 2 y la Fia”, como se ha ido demostrando durante todo el año. Esto ya no es un deporte como tal, es un circo donde todo vale, donde los comisarios y el propio responsable del espectáculo crea normas según el Ingles comete infracciones, esto ya no es la F1, es “HamilF1” … Y si nada lo remedia, veremos al presentador de el Tomate retransmitiendo las carreras junta al “archiconocido por su ‘tupé’, calvo de Telecinco”.

Anuncios