Un día como otro cualquiera, de esos que el tiempo transcurre… así seria si no llega a ser por un aliciente extra, un momento impersonal, una charla en un bar, un reencuentro tras unos días de “silencio” con ella y un propósito de aprender lo que en principio ya se, aunque en su base.

Un día realmente gratificante y quien sabe, ¿El inicio de una nueva vida sin “La otra”?.

Como dijo un cojo… Todo se andará.

Anuncios